febrero 23, 2024
FIVMG7FFLFHIJCUEWGC5MEFXTI

Hace 50 años, el 20 de diciembre, a las 9.36 de la mañana, una explosión sacudió la calle Claudio Coello en Madrid, impactando directamente contra el Dodge-Dart que transportaba al presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco. El vehículo fue estrellado en la terraza de una residencia jesuita, provocando la muerte de Carrero, su chófer y su escolta. Los responsables de este atentado fueron los etarras José Miguel Beñarán y Jesús Zugarramurdi, quienes colocaron la dinamita en un túnel al paso del automóvil presidencial.

A pesar de la espectacularidad de este atentado terrorista, aún existen teorías conspirativas que han sido desmentidas por la historiografía académica y el análisis de las fuentes documentales. Sin embargo, los historiadores se plantean interrogantes sobre las consecuencias de la desaparición de Carrero. ¿Afectó esto al futuro de España? ¿Influyó en la política vasca? ¿Condicionó a la oposición antifranquista? Según los expertos, el asesinato de Carrero no significó el fin del franquismo ni el comienzo de la Transición.

TE PUEDE INTERESAR:  Crispación obliga a proteger políticos sin escolta por amnistía | España

El atentado contra Carrero fue el resultado de una serie de coincidencias, según relata Ángel Amigo, antiguo militante de los años setenta. ETA, en aquel momento, había renacido al incorporar a cientos de militantes de las juventudes peneuvistas y tenía como objetivo secuestrar a Carrero para canjearlo por sus más de 150 presos. Sin embargo, cuando Carrero fue nombrado presidente del Gobierno, ETA decidió asesinarlo en lugar de secuestrarlo. Prepararon cuidadosamente el atentado, cavando un túnel debajo de la calzada y colocando 70 kilos de dinamita.

TE PUEDE INTERESAR:  Feijóo se prepara para resistir | España

Los ejecutores del magnicidio nunca fueron detenidos y el caso fue archivado debido a la amnistía de 1977. Sin embargo, se especuló sobre la autoría intelectual del crimen, atribuyéndosela a la CIA o a servicios españoles. Sin embargo, la historiografía académica y los documentos desclasificados no respaldan estas teorías conspirativas.

El magnicidio de Carrero tuvo consecuencias a nivel político. Fortaleció la postura de aquellos que defendían la violencia como estrategia central de ETA. Además, en el País Vasco, el asesinato de Carrero, junto con el proceso de Burgos y los fusilamientos de dos etarras, conformaron los hitos fundacionales de ETA.

Aunque han pasado 50 años desde aquel fatídico día, el asesinato de Carrero sigue generando interrogantes y debates sobre su impacto en la historia de España y el País Vasco. Sin embargo, según los historiadores, no significó el fin del franquismo ni el comienzo de la Transición, como algunas teorías han sugerido.

TE PUEDE INTERESAR:  Díaz se une a García, Urtasun, Rego y Errejón en dirección provisional de Sumar hasta asamblea

Resumen de la noticia

– Hace 50 años, el presidente del Gobierno español, Luis Carrero Blanco, fue asesinado en un atentado en Madrid.
– Los responsables del atentado eran dos miembros de la organización separatista ETA.
– ETA planeaba secuestrar a Carrero, pero cambió de plan y decidió matarlo debido a la presencia de seguridad reforzada.
– El atentado no marcó el fin del régimen franquista ni el comienzo de la Transición en España.
– Aunque se han planteado teorías conspirativas, la historiografía académica y las fuentes documentales no las respaldan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *